martes, 13 de octubre de 2009

EL PROYECTO DE LA BRUJA DE BLAIR de Daniel Myrick y Eduardo Sánchez – 1999 – (“The Blair Witch Project”)


El 21 de octubre de 1994, tres estudiantes, Heather, Joshua y Michael, se internaron en las profundidades de los bosques de Maryland con la intención de rodar un documental sobre la misteriosa Bruja de Blair, un supuesto ser malévolo protagonista de muchas de las leyendas locales. Nunca más se volvió a saber de ellos. En 1999, sin embargo, se encontró la cinta que habían grabado…

¿Revolucionaria o fallida? ¿Sencilla o pretenciosa? ¿Obra maestra o bodrio? ¿Sobrevalorada o infravalorada? Pocas películas suscitan tantas opiniones enfrentadas (especialmente entre los amantes del cine de terror) como “El proyecto de la Bruja de Blair”. Dirigida por dos debutantes (de los que por cierto no he vuelto a saber nada), Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, fue una obra que, rodada con cuatro duros, arrasó en las taquillas y se convirtió en la película independiente más exitosa de su tiempo y en un clásico de culto de manera fulminante. Hay dos elementos que hicieron esto posible: el concepto de película que planteaba (que fallido o no era terriblemente atractivo en su momento) y la entonces novedosa publicidad que se le dio, que guardaba grandes similitudes con la de filmes igualmente polemicos como “Holocausto Canibal”. El concepto era el siguiente: rodada con sólo dos cámaras, el filme era un falso documental sobre tres jóvenes que se perdían en un bosque y se esfumaban misteriosamente. La publicidad complementaba a este concepto: se vendió la obra como la cinta original que estos tres jóvenes grabaron antes de desaparecer, supuestamente, por culpa de la maligna Bruja de Blair, sobre cuya leyenda querían grabar el documental que es la película en sí. “El proyecto de la Bruja de Blair” se hizo famosa a través de Internet, y sus responsables crearon toda una leyenda en torno a ella, contando la mencionada historia de que la cinta que es la película se había encontrado en el bosque años después de la desaparición de sus tres autores y protagonistas. La campaña estuvo meses corriendo por la red y el boca a boca llevó a miles de espectadores a las salas sedientos de nuevas experiencias. Después, llegaron las alabanzas y los ataques implacables. “El proyecto de la Bruja de Blair” en mi opinión no llega a ser una película fallida, pero tampoco la obra magistral que muchos aseguran que es. El concepto es originalísimo y funciona en algunos momentos. En un formato documental, nos invita el filme a internarnos en el infierno de las últimas horas de sus protagonistas. Lo único que vamos a ver fue lo que su cámara registró. Y registró muy poco, pero suficiente. La obra explota el terror creado por medio de la sugerencia, por aquello que no se ve pero se intuye. La película consigue momentos realmente aterradores y angustiantes, como la escena de la tienda de campaña, la de los ídolos de madera o la de la casa en ruinas del sorprendente desenlace. Por desgracia, tiene otros puntos realmente tediosos y vacíos, momentos en los que no se cuenta absolutamente nada y en los que se alarga innecesariamente la agonía de los tres jóvenes perdidos induciendo al puro sopor. También creo que el terror, a pesar de ser muy sugerente, no está exprimido todo lo que debería estarlo: hay pocas escenas de este tipo y están muy alejadas, separadas por todos los puntos muertos tediosos antes mencionados, que son muy abundantes. “El proyecto de la Bruja de Blair” es, creo, una película del todo irregular, aunque ha aportado bastantes novedades al cine de terror, por lo menos a la hora de la experimentación técnica y narrativa y en el campo de la fusión de géneros (sus influencias se han visto en películas posteriores de todo tipo como “Open Water”, “A la deriva”, “REC” o “Monstruoso”). Como era de esperar, la película generó muchísimo merchandising y una horrenda secuela que muy poco tenía que ver con ella: “El libro de las sombras”. ¿Qué opináis sobre esta película? La polémica creo que está servida.

6 comentarios:

Angel "Verbal" Kint dijo...

Horrible la secuela sin duda...
a mi esta me dio miedo y por eso la tengo en alta estima...más allá de la mecadotécnia.
El fracaso de la segunda fustró el intento de hacer una tercera parte que parece que iba a contar los orígenes de todo

Fantomas dijo...

Uno de los bodrios más sobrevalorados del cine de terror. La secuela como indicas, es aún más infumable.

Saludos.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

La secuela es de lo peorcito de su época ( y casi que de esta también).
Una película interesante a ratos pero que se vió devorada por la propia bestia que su publicidad viral creó.
Saludos

Wolfville dijo...

Vaya!! Veo que sigues actualizando desde la vieja Britain!! Eso es bueno. Soy Michael Angel, el bastardo fan de Ro-Man, que me he hecho un blog nuevo para comentar absolutamente TODO lo que voy consumiendo. ¡¡Agregatelo, cojones!!

"La Bruja de Blair" sigue teniendo momentos acojonantes a pesar de haber pasado ya el hype. Sin ser desde luego una obra maestra sigue siendo una de las propuestas más interesantes y frescas de terror en los años 90. !Ah! Que felices se las prometían estos directores... ¿Y donde coño estan ahora, por cierto?

Saludos!!

ciudadano mane dijo...

me gustó y me aburrió a partes iguales.
hago mía la polémica, porque no se decidirme si me gustó más o si por el contrario me disgustó.
no lo sé.

Hombre Lobo dijo...

Por mi parte, no la he vuelto a ver desde el momento de su estreno hace diez años, por lo que debería revisarla nuevamente. Eso sí, creo recordar que mi opinión sobre ella fue que, en su mayor parte, me aburrió como una ostra, pero el final me pareció bueno. Como el final es (evidentemente) aquello con lo que más te quedas de una película, la sensación con la que sales es buena. Pero como digo, habrá que revisarla nuevamente.

La secuela ni siquiera la nombro.