sábado, 21 de noviembre de 2009

JULIO CÉSAR de Joseph L. Mankiewicz – 1953 – (“Julius Caesar”)


Tras sus enormes logros y conquistas, Julio César se ha convertido en uno de los hombres más poderosos de toda Roma, un hombre cuya ambición y egolatría desmedidas pueden, según muchos creen, acabar con la propia República. Temerosos del futuro tirano, y también envidiosos de él, un grupo de senadores liderados por Casio, Casca y Bruto deciden asesinarlo. Pero mientras la conspiración se gesta, Marco Antonio, el mejor amigo de César, va a intentar desbaratarla… Y poner al pueblo romano en contra de sus instigadores.

“Julio César”, basada en la obra homónima de William Shakespeare, es una de las películas más gloriosas de Joseph L. Mankiewicz, una película en la que el autor demuestra, una vez más, su maestría tras la cámara y tras el guión de la adaptación (no en vano, es uno de los cineastas norteamericanos que más ha amado la literatura, lo que se demuestra ampliamente a lo largo de su gran carrera). Como en la tragedia del genial autor inglés, Julio César no es en el filme el protagonista principal de la oscura trama que se propone, sino que son sus personajes más allegados el motor de la acción, personajes entre los que destaca Marco Antonio, al que da vida un soberbio Marlon Brando en el que es uno de sus más enormes papeles. Para que Julio César no se haga con el poder absoluto de la República de Roma, que puede tener sus días contados con un hombre tan ambicioso, ególatra e implacable como él al mando supremo, un grupo de conspiradores entre los que destacan Casio, Casca y Bruto, una de las personas más cercanas y adoradas por el propio César, deciden asesinarlo mientras que Marco Antonio, gran amigo de la futura víctima, intenta descubrir la conspiración para, posteriormente, una vez muerto Julio César, lanzar al pueblo romano contra sus verdugos. A partir de esta trama, excelentemente desplegada y desarrollada por Mankiewicz, se indaga en asuntos como el poder, la ambición, la envidia, la traición, el honor, la amistad, la lealtad y, especialmente, la lucha por la libertad contra un poder opresor (la república contra la tiranía) y lo que verdaderamente se esconde, en algunos casos, dentro de esta lucha (la mencionada envidia, el ansia de poder o el querer sustituir a un futuro tirano por otro). La galería de personajes, así, es poderosamente antimaniquea y, en algunos casos como el de Bruto, bastante ambigua (en este personaje recae el dilema de matar o no a un ser querido que es una amenaza para el supuesto “gobierno del pueblo”). Estos personajes, además, están interpretados con una brillantez sin par por un reparto de ensueño: Marlon Brando es Marco Antonio, como ya hemos dicho, mientras que Louis Calhern da vida a Julio César, James Mason a Bruto, Deborah Kerr a Porcia, John Gielgud a Casio y Edmond O’Brien a Casca. Queda, además, la magnífica Roma recreada por Mankiewicz, una Roma que se aleja bastante de la vista en otros filmes hollywoodienses y que viene marcada por la coexistencia de espacios lujosos y grandiosos con lugares apartados, austeros y hasta oscuros (el magnífico Foro y sus alrededores se contraponen a los sombríos y estrechos callejones de la enorme ciudad, que esconde claramente dos caras bien diferenciadas, la de la grandeza y la de la mediocridad). “Julio César” es una magistral adaptación shakesperiana cargada de diálogos y soliloquios majestuosos (el último de Marlon Brando tras el asesinato de César es verdaderamente sobrecogedor) que nadie puede perderse.

3 comentarios:

Cinemagnificus dijo...

Perdonad si no os firmo ultimamente, estoy haciendo un curso de ingles en Irlanda y no tengo mucho tiempo (estoy actualizando con material que ya tengo escrito). En Diciembre vuelvo a Espanha y volvere a firmar mas a menudo, I promise :)

camachuelotrompetero dijo...

Me apunto el blog y lo enlazo al mío y al de la Asociación Forajidos.

Alhy dijo...

Increible pero true: no la he visto y once again, no ha sido por fatal de ganas :(

Te posteo en plan rapido y a las mil para comentarte que te posteé ayer en Toma el dinero y run (creo que no lo has visto) y para decirte que espero que lo estes pasando molto bene por Dublin, lucky man ;)

Mi finde ha sido un asquito. Te escribiré cuando este menos sad, OK?

Sigue enjoying mucho, cántabro.

Kisses pendientes ***