viernes, 28 de mayo de 2010

ROBIN HOOD de Ridley Scott – 2010 – (“Robin Hood”)


Robin, un magnífico guerrero y sobre todo arquero, vuelve a su patria, Inglaterra, tras haber luchado en las Cruzadas, un conflicto que le ha destrozado espiritualmente y en el que ha asesinado a montones de "infieles", mujeres y niños incluidos, en el nombre de su Rey, Ricardo "Corazón de León", que no es más que un patán sanguinario. Cuando este monarca muere en una batalla contra los franceses, Robin, junto a otros compañeros, abandona el ejército para, por su cuenta, luchar por su país parándole los pies a Francia, que planea invadirlo. Comienza la leyenda de Robin Hood.

Llega a los cines una nueva versión de las aventuras de Robin Hood de la mano de un Ridley Scott que últimamente está realizando trabajos verdaderamente buenos (ahí quedan las excelentes "American Gangster" y "Red de mentiras") que le están redimiendo de prácticamente una década de inexplicables proyectos anodinos y mediocres (desde los bodrios de "Tormenta blanca" y "La Teniente O'Neil" volvió a destacar con la buena "Gladiator" y cayó de nuevo con la irregular "Hannibal" y las correctas aunque olvidables "Black Hawk derribado", "Los impostores", "El Reino de los Cielos" y "Un buen año"). Ajeado de las versiones de "Robin Hood" más clásicas (en las que el héroe está más emparentado con la pura leyenda), el nuevo justiciero del bosque de Scott (interpretado por un muy buen Russell Crowe) está más cerca de la historia (de lo que se cree que pudo ser realmente este personaje) para presentar a un héroe más realista y complejo (lo es él y lo son sus amigos y enemigos) que se mueve en una Edad Media sucia y brutal con un cierto aliento épico (no podía faltar) que, sin embargo, no lo envuelve todo. La historia que narra Ridley Scott es la que se sitúa, en el tiempo, inmediatamente antes de la que todos conocemos; la lucha contra el pérfido Rey Juan (aquí un patán creído de sí mismo más que un "malvado básico") desde el bosque de Sherwood. Robin Hood vuelve de las Cruzadas, en las que el Rey al que ha servido (un sanguinario con toques también de patán y no el monarca justo de otros relatos de este mito) destrozado por haber asesinado a miles de "infieles" y se enfrenta, por su país y por la justicia, a los franceses que quieren invadirlo, liderados por un villano con gran carisma (muy buen Mark Strong, al que vimos recientemente también como antagonista en el "Sherlock Holmes" de Guy Ritchie). En todos los aspectos, este nuevo "Robin Hood" está más cercano a la soberbia "Robin & Marian" de Richard Lester que a la también soberbia "Robín de los Bosques" de Michael Curtiz. La fotografía y la ambientación son excelentes, los 140 minutos que el filme dura están muy bien dosificados y equilibrados y los actores y actrices que lo protagonizan lo hacen muy bien, desde Cate Blanchet a William Hurt pasando por Max Von Sidow o Danny Huston. Esperemos que Scott siga en esta línea, especialmente ahora que al parecer se va a encargar de dirigir la precuela de su mítica "Alien".

4 comentarios:

Fantomas dijo...

Aunque he leído comentarios dispares acerca de esta película, todos concuerdan que más allá de las posibles fallas que pueda presentar vale la pena darle un visionado.

Saludos.

Ramón Ramos dijo...

A mí me ha gustado, coincido con esta reseña. Creo que aunque es inferior a Gladiator es una buena peli de aventuras y además con cierto toque artesanal alejado de los excesos digitales en el tratamiento.

Saludos,

Oz dijo...

Hola, nos tienes acostumbrados a excelentes posts, este no es la excepción.
Completo e interesante como el blog. Felicitaciones y saludos desde:
http://cinemarcial.blogspot.com/

Bea Cepeda dijo...

Tengo muchas ganas de ir a verla al cine, pero lo voy dejando, lo voy dejando...