lunes, 21 de junio de 2010

LEGIÓN de Scott Stewart – 2010 – (“Legion”)


Dios se ha cansado de la maldad de los seres humanos y ha perdido la fe en ellos. Por esto, ha decidido acabar con la humanidad para siempre enviando a sus ángeles a que limpien la Tierra. Uno de estos ángeles, sin embargo, no está de acuerdo con Dios y va a luchar por los humanos, cuya última esperanza de sobrevivir reside en un niño que ha de nacer... En un miserable bar de carretera de la Norteamérica profunda. Este ángel, junto a un grupo de hombres y mujeres, va a proteger a toda costa a la madre de este bebé para salvar a toda la raza del exterminio de sus compañeros.

"Legion", que yo sepa, es la segunda película de Scott Stewart tras la adaptación del cómic "Priest". Y es una película horrible, por desgracia, aunque sus inicios tengan apuntes interesantes dentro del "género" de "personas diferentes encerradas enfrentadas a un terror exterior" (hala, qué conjunto de palabros). Estas historias que en otras décadas como la de los ochenta se prodigaron muchísimo (me vienen a la mente "Temblores", las dos primeras entregas de "Alien", "Gremlins" y su copia "Critters"...) están homenajeadas con cariño en esta película que carece absolutamente de pretensiones y que es conscientemente un refrito de estas obras con entrañables aires de serie B (esta vez con ángeles vengadores de la ira de Dios como los monstruos de turno). Sin embargo, esta falta de pretensiones es tal que la historia, más allá de sus cimientos más básicos, es inexistente y está llena de lagunas argumentales (por favor... ¿Alguien me explica quién es el bebé? ¿Un nuevo mesías, un nuevo Jesucriso? ¿Qué es?) y cambia de golpe el terror de sus inicios por la acción más pacata (las peleas de los ángeles a puñetazos o a tiro limpio de ametralladora son sencillamente horrendas de tan zafias y brutas). Los personajes están, además, mal desarrollados (muy mal). Uno de los principales alicientes de estas historias es reunir a personas de toda clase y condición y con maneras de pensar distintas (y traumas, por supuesto) y ponerlos a colaborar por la supervivencia. Estos personajes en "Legion" son mera carne de cañón para los ángeles y no pasan de ahí. Por otra parte, dichos ángeles, exceptuando a la vieja y al vendedor de helados (gran momento del filme, y estremecedor y pulp, todo hay que decirlo), son simples zombies y nada más. "Legión" es, tras unos apuntes interesantes en su desprejuiciado homenaje al terror, un filme fallido en todos los aspectos que se desliza demasiado rápido en la zafiedad y en la tontería. Triste.

3 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

Es curioso porque si ves el trailer no parecería la típica pelicula con esquema tipo alien.

dvd dijo...

Es muy mala, y ni siquiera tiene una pizca de humor para aligerar la cosa...

Fantomas dijo...

Tu crítica viene a confirmar lo que me ha tocado leer en varios blogs: esta película es sencillamente un bodrío.

Saludos ;)