viernes, 31 de julio de 2009

EDUARDO MANOSTIJERAS de Tim Burton – 1990 - ("Edward Scissorhands")


La señora Peg Boggs, que vende cosméticos de puerta en puerta, encuentra un día por casualidad, en la mansión abandonada que se erige a las afueras de su pueblo, a Eduardo, un joven extrañísimo, misterioso, muy tímido y de enorme corazón que tiene tijeras en vez de manos. Apenada, lo lleva a vivir a su casa, en donde el chico tiene sus primeros contactos con la sociedad y en donde se enamora de su hermosa hija Kim, que le corresponde. Este amor, sin embargo, es un amor prohibido: los vecinos del pueblo, intransigentes y temerosos, no le van a perdonar a Eduardo el ser diferente a ellos.

Casi siempre comercial e integrado a la perfección en la industria, Tim Burton ha sido un director que ha sabido bregar con público y productores para, digamos, hacer en todo momento lo que le diera la gana y encima ganar dinero con ello. Es uno de los cineastas más personales del Hollywood actual. Maestro de lo visual, Tim Burton ha creado un universo fantástico propio que bebe de toda clase de mitos y de referencias oscuras y freaks: los relatos de Edgar Allan Poe y la literatura y la estética gótica, el expresionismo alemán, los grandes clásicos del terror de la Universal y de la Hammer, los grandes clásicos de la serie B, los cómics, las viejas leyendas norteamericanas, la poesía romántica, el vodevil… Todo ello lo fusiona habitualmente con un estilo visual particularísimo, retorcido y gótico a menudo, sombrío o colorista según la obra, evocador y onírico como pocos, cargado de humor negro y de seres extravagantes y siempre espectacular y riquísimo en su plasticidad. Sus personajes suelen ser freaks aislados de la sociedad, diferentes del resto, angustiados por su soledad o por el desprecio que los otros les profesan a pesar de que incluso ellos intenten protegerlos o ayudarles (hasta sus personales Batman tienen esta idiosincracia). Expulsado en un principio de Walt Disney Pictures (a la que después volvería parcialmente) por considerar sus jefes que sus cuentos no eran para niños, debutó Tim Burton con dos irregulares comedias fantásticas: “La gran aventura de Pee Wee” y “Beetle Juice”, en las que ya eran patentes su estilo oscuro y retorcido y sus historias ambientadas en mundos de locura (especialmente en la segunda de ellas, que fue todo un éxito en las salas). La fama definitiva le llegaría a Tim Burton con “Batman”, polémica adaptación del comic homónimo que presentaba a un superhéroe freak atrapado en una Gotham exagerada, opresiva y negra como pocas. Después seguiría su estela con la comentada “Eduardo Manostijeras”, cuento de hadas gótico, y con la segunda entrega del hombre murciélago, “Batman vuelve”, en la misma línea estética que la anterior. Tim Burton llegaría a su esplendor total con dos películas muy distintas: el cuento negro “Pesadilla antes de Navidad”, que escribió y produjo y que rodó el animador Henry Selick en stop-motion, y la tragicomedia “Ed Wood”, su obra maestra y su película más particular (y menos conocida), un biopic en blanco y negro sobre la vida de Edward Wood Jr., el considerado peor director de la historia del cine. Con ella, Burton demostró a industria y público que era algo más que un director rarito que creaba ambientes raritos. Después seguiría rodando pero su carrera se tornaría más irregular: parodiaría las películas patrióticas norteamericanas sobre invasiones alienígenas en la fallida “Mars atacks!”, rodaría una genial cinta de aventuras góticas en “Sleepy Hollow”, tendría un brutal patinazo en todos los sentidos con su horrendo remake de “El planeta de los simios”, se redimiría con el bello cuento de hagas “Big Fish”, adaptaría el clásico cuento de Roald Dalh en la irregular “Charlie y la fábrica de chocolate”, volvería a la animación con el también irregular cuento de “La novia cadáver” y adaptaría de manera muy convincente el musical "Sweeney Todd". Actualmente prepara su versión del clásico "Alicia en el País de las Maravillas".

“Eduardo Manostijeras” es una de las mejores muestras del estilo creativo de Tim Burton y tal vez su mejor película junto a la magistral "Ed Wood". La obra, estructurada como los clásicos cuentos de hadas, es una metáfora muy clara de la marginación del diferente en la sociedad actual. Visualmente ya establece esta diferencia desde un primer momento: el joven Eduardo (soberbio e inolvidable Johnny Depp), un freak "burtoniano" absoluto de vestimenta negra y retorcida, una figura gótica con manos de tijera y barrocamente despeinada, sale de su oscura mansión en ruinas y se encuentra en un pueblo lleno de colorido, de jardines bien cuidados, de casas color pastel… Y de vecinos intransigentes y temerosos. Por supuesto, se enamora de una joven que le corresponde (excelente Winona Ryder) y, por supuesto, la vecindad no va a tolerar este amor de ninguna de las maneras. Romántica, lírica, evocadora y emotiva como pocas, "Eduardo Manostijeras" está llena de referencias y de homenajes a cuentos clásicos sobre la exclusión y la valoración del diferente y sus amores imposibles como “Frankenstein”, "El fantasma de la ópera" o “La Bella y la Bestia", a filmes clásicos como "El gabinete del Doctor Caligari" (Eduardo es un homenaje estético absoluto a Cesare, el esclavo hipnotizado del referido doctor), al expresionismo alemán (el castillo hiperbólico frente al pueblo es un truco de consciente irrealidad), al cine mudo (la palidez de Eduardo remite al maquillaje de esta época) y al terror mítico de la Universal y de la Hammer (el gran Vincent Price es incluso el padre del protagonista en el que es su último trabajo frente a las cámaras) y, también, de habilísimas metáforas, entre las que destaca la propia de las tijeras: Eduardo quiere tocar a los que le quieren, pero no puede porque no tiene manos y, si lo intenta, les hace daño. Genial y conmovedora obra maestra es "Eduardo Manostijeras".

5 comentarios:

Jefe Dreyfus dijo...

un clásico como la copa de un pino..

a ver que nos deparará la nueva versión de alicia en el país de las maravillas de Burton, aunque yo no las tengo todas.

Fantomas dijo...

A estas alturas esta película ya es un clásico. Ojalá que Burton nos sorprenda gratamente con su "Alice en el país de las maravillas".

Saludos.

Iradai dijo...

Una de mis películas favoritas, Tim Burton es un gran director con un estilo propio. Espero con ganas su ultimo trabajo "Alicia en el país de las maravillas" no hay más que ver el trailer http://www.traileraddict.com/trailer/alice-in-wonderland/teaser-trailer
para desear verla ya.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Nada que añadir, salvo que Burton sea quizá el único capaz de atreverse con "Alicia" y no cagarla, que Deep estaría soberbio hasta interpretando a Michael Jackson y que es una excelente entrada.

Lucía Corujo dijo...

Ay. Me encanta Tim Burton, sobre todo Big Fish, Charlie y la Fábrica de Chocolate y Eduardo Manostijeras. Siento discrepar contigo en cuanto a Ed Wood, no me gustó nada. Incluso toleré mejor la rara hasta para Burton "La gran aventura de Pee Wee".
Tengo ganas de ver Alicia en el país de las maravillas,que incorpora la novedad de ser en 3D.
Un saludo