domingo, 26 de julio de 2009

MEMENTO de Christopher Nolan – 2000 – (“Memento”)


Leonard Selby sólo recuerda una cosa: la violación y el brutal asesinato de su mujer a manos de un desconocido. Tiene la cabeza dañada a causa de un golpe, y no es capaz de retener en la memoria más allá de sus últimos cinco minutos de vida, por lo que apunta todo lo importante que le ocurre en su propio cuerpo o registrándolo con su cámara de fotos instantánea. Leonard intenta de esta manera resolver el caso del asesinato de su esposa para vengarse. Pero la realidad y la mentira se confunden peligrosamente en sus recuerdos… Cada vez más.

Por méritos propios es Christopher Nolan uno de los directores y guionistas ingleses modernos más reconocidos y originales, poseedor de una aún corta filmografía pero que ya aparece llena de una personalidad y de una calidad sin par. Sabe Nolan conjugar a la perfección y sin fisuras la comercialidad con un contenido hondo y con un estilo artístico claramente de autor. Sus personajes, atormentados y con una cara oculta monstruosa muchos de ellos, a menudo están perdidos, perdidos en un mundo compuesto por varias realidades en el que nada es nunca lo que parece ser o perdidos, también, en un mundo opresor donde han de elegir el camino que creen justo o adecuado con todas sus consecuencias. Sus tres primeras películas han sido thrillers (un género que parece adorar y en el que se mueve muy bien), en los que ha explorado nuevos caminos narrativos o ha perfeccionado otros pocas veces utilizados. Debutó en Inglaterra con la experimental e independiente “Following”, rodada con un bajísimo presupuesto, tras la cual colaboró, ya en los USA, con su hermano y habitual compañero de trabajo Jonathan (escritor y guionista también genial) en “Memento”, obra también experimental y narrativamente muy innovadora que le lanzó definitivamente a la fama. Después rodó “Insomnio”, su tercer y también excelente thriller, en una línea más clásica. Tras él, cambió completamente de registro con la soberbia “Batman Begins”, la quinta entrega y también reinicio de la saga del hombre murciélago y, en mi opinión, la mejor nunca rodada hasta la fecha y la mejor película de superhéroes de los últimos diez años junto a su secuela, también proyectada por Nolan. Volvió a cambiar de registro con el excelente thriller de magos "El truco final" y retornó al hombre murciélago con la magistral y mencionada "El caballero oscuro". Actualmente prepara el filme de ciencia ficción "Inception".

De no ser por su revolucionaria estructura narrativa, “Memento” no dejaría de ser una película negra del montón, incluso hasta directamente mediocre. Basándose en el relato corto “Memento Mori” de su hermano Jonathan Nolan, Christopher realiza uno de los mejores thrillers de los últimos años, una historia de venganza en la que su protagonista, un magnífico Guy Pearce, es incapaz de recordar más allá de sus últimos cinco minutos de vida excepto el asesinato de su esposa, por lo que ha de apuntar todo lo que le ocurre minuciosamente o registralo con su cámara de fotos. El relato, perfectamente articulado y narrado con un extraordinario pulso, comienza por su desenlace, y marcha hacia atrás a base de constantes flashbacks, que alternan con algunas escenas en hermoso blanco y negro que no son más que las únicas escenas que sí avanzan en orden, hacia delante, y que se entrecruzan con las que marchan hacia atrás. El espectador no para un minuto, atrapado desde el primero en la oscura trama de “Memento”, en la que llega un momento en el que, en vez de esclarecerse todo (llegando a los inicios, que darán las claves del desenlace), todo vuelve a emborronarse. ¿Es el protagonista un loco? El espectador lo llegará a pensar. ¿Y si realmente es verdad lo que recuerda? Siempre quedará esa incógnita, que no se resolverá hasta el impactante y completamente inesperado verdadero desenlace (el verdadero punto de partida de la historia). El espectador llega a fundirse con el protagonista de “Memento”, una de las películas más absorbentes y una de las propuestas más frescas, innovadoras y bien acabadas del último cine negro norteamericano, una obra maestra sobre la verdad y la mentira, sobre la falsedad y sobre la manipulación.

2 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Madre mía!!! Un auténtico peliculón de este gran director que es Nolan. Aún recuerdo el impacto que produjo en mi cuando la vi en el cine y el desconcierto de muchos de los espectadores de la sala ante la forma de contar la historia. Brutal y rompedora obra maestra.
Recuerda a Sammy Jenkins...
Saludos

Sol dijo...

memorable película, de verdá esta es una de las que puedes dar como ejemplo en diferentes conversaciones de la vida