lunes, 27 de julio de 2009

SOSPECHOSOS HABITUALES de Bryan Singer – 1995 - ("The Usual Suspects")


El agente especial Dave Kujan, del servicio de aduanas de los USA, está investigando un incendio ocurrido en un barco en el puerto de San Pedro de Los Ángeles en el que han muerto veintisiete personas, todas aparentemente asesinadas. El único superviviente parece haber sido Roger Kint, un estafador lisiado que está confundido y asustado. Roger le cuenta a Kujan su visión de los hechos para intentar reconstruirlo todo: aparecen entonces los nombres de cinco “sospechosos habituales” que fueron detenidos en Nueva York cinco semanas atrás… Y el de Keyser Söze, uno de los criminales más peligrosos y brutales del mundo entero.

El irregular cineasta neoyorkino Bryan Singer ha conseguido hacerse un hueco en la industria fílmica hollywoodiense con una obra compuesta esencialmente de thrillers y de filmes de superhéroes (dos géneros que al parecer adora) que, por lo menos pretende (aunque en mi opinión no lo consiga siempre) conjugar la comercialidad con la calidad y la personalidad artística. Debutó tras las cámaras en 1993 con un thriller de bajo presupuesto oscurísimo y poco conocido: “Public Access”, tras el cual parió su obra más famosa y tal vez su obra maestra hasta la fecha, la comentada “Sospechosos habituales”, uno de los thrillers comerciales norteamericanos más importantes de los años noventa, thriller que insufló aire fresco al género junto a otros como los de Quentin Tarantino, Guy Ritchie o Curtis Hanson. Tras él, rodó un nuevo thriller, “Verano de corrupción" (relacionado con los nazis), después del cual abordó el género de los superhéroes con la flojísima y desperdiciada “X-Men” y la algo mejorcita pero igualmente mediocre “X-Men II”, género en el que mejoró notablemente con la desde mi punto de vista injustamente vilipendiada "Superman Returns", una de sus mejores películas y un acercamiento actualizado, serio y dignísimo (en la línea de los Batman de Christopher Nolan) al superhéroe más famoso de todos los tiempos. Tras este filme ha vuelto al thriller (aunque en esta ocasión es histórico-bélico) y a los nazis y nos ha regalado una muy buena aproximación a lo que fue el gran plan maestro para asesinar a Adolf Hitler en "Valkiria".

“Sospechosos habituales” fue, como comenté, una de las propuestas más renovadoras del thriller negro de los años noventa, época de la Tarantinomanía, moda de la que Bryan Singer sabe escapar en su filme estrella por medio de un ejercicio de originalidad y de precisión apabullante. Cimentado en un soberbio guión que se desmonta y se vuelve a montar sin descanso, nos narra el director la historia de una masacre ocurrida en un barco en la que están implicados cinco “sospechosos habituales”, cinco ladrones de medio pelo aliados para cometer sus robos de los que, al parecer, sólo uno queda vivo, superviviente que narrará su versión de los hechos al detective que investiga el caso vertebrando la narración, que, entre saltos temporales constantes, vueltas de tuerca interminables y continuos cambios de puntos de vista, no deja parar un segundo al espectador, que no se quedará tranquilo hasta descubrir lo que realmente ocurrió (lo cual no se sabrá hasta justo el final del filme, hasta justo el último minuto). La ya manida estética de base videoclipera que Singer usa no avasalla en ningún momento; es más, puede llegar a ser completamente necesaria (sin abusos) en una película de estas características, y el reparto de grandes estrellas que da un carisma insuperable al filme es absolutamente inolvidable (Gabriel Byrne, Kevin Spacey, Chazz Palminteri, Benicio del Toro, William Baldwin, Pete Postlethwaite, Kevin Pollak, Giancarlo Esposito, Dan Hedaya... todos magistrales). Una película para que uno/a se dinamite los sesos hasta desquiciarse por completo y que fue imitada hasta la saciedad durante el resto de su década y más allá con resultados la mayoría de las veces mediocres. Otra obra de los USA que debería establecer las pautas de lo que tendría que volver ser el cine comercial, hoy tan devaluado artísticamente por culpa de los malos rumbos que Hollywood ya ha tomado en líneas generales. Kevin Spacey, por cierto, se llevó el Oscar al mejor actor de reparto con esta película, lo mismo que el guionista Christopher McQuarrie por su historia.

2 comentarios:

Cecil B. Demente dijo...

Yo soy fan de Singer pero a esta peli me cuesta pillarle el punto, ¿quieres decir que se sabe lo que pasó realmente? Los hechos son algo turbios, aunque el malo esté claro...

Giancarlo V. dijo...

Definitivamente la mejor de Singer y unos de los mejores thriller de los 90's, creando un inolvidable personaje "imaginario" Kaiser Sozé... A destacar tambien la magnifica interpretacion de Kevin Spacey y el excelente guion donde cada cosa encaja perfectamnete.Un film de culto.
Saludos!