jueves, 3 de septiembre de 2009

INVASIÓN de Oliver Hirschbiegel y James McTeigue – 2007 - (“The invasion”)


La lanzadera espacial Patriot ha sido misteriosamente destruida y sus pedazos han caído por todos los Estados Unidos. Corren rumores de que con sus restos han encontrado una extraña sustancia desconocida, aunque nada se confirma. Poco después, la psiquiatra Carol Bennet, de Washington, nota cosas extrañas: algunos de sus pacientes le cuentan aterrorizados que sus parejas o sus amigos son otras personas y ella a su vez empieza a notar a la gente cada día más helada, como si no sintiesen ninguna emoción. Muy pronto descubre, junto a su amigo Ben, médico, que alguien o algo está suplantando los cuerpos de las personas y dejándoles sin sentimientos de ningún tipo. Junto a un grupo de supervivientes que todavía no se han visto afectados por el cambio, van a intentar luchar contra la amenaza invisible.

No viene ya a cuento un nuevo remake de “La invasión de los ladrones de cuerpos”, especialmente cuando el primero, de gran éxito en su momento, posee una calidad extraordinaria y cuando el segundo, un gran fracaso, es bastante flojito en todos los aspectos. Pero nada, Hollywood lo ha vuelto a hacer (está tan terriblemente faltito de ideas…), así que hace dos años tuvimos en las salas “Invasión”, protagonizada ahora por unos solventes Nicole Kidman y Daniel Craig y dirigida a dos manos por Oliver Hirschbiegel y James McTeigue. La película es prácticamente un trabajo del primer cineasta mencionado, el alemán autor de las excelentes “El experimento” y “El hundimiento”, aunque como su obra final no gustó demasiado, los hermanos Wachowski se encargaron de reescribirla y McTeigue (“V de Vendetta”) de dirigir otra vez las partes que no dejaron satisfechos a los productores (aunque finalmente sólo aparece acreditado en el producto Hirschbiegel). Este tipo de guarradas ya las han hecho demasiadas veces en el mundo del cine (sin ir más lejos se la hicieron al anterior remake, al de Abel Ferrara), y gracias a ellas películas que podían haber sido mejores se han quedado en películas simplemente distraídas o directamente en bodrios. “Invasión” es una cinta en todo momento aceptable, más que la anterior versión, pero también bastante simplona, sin sorpresas y muy fría, como los propios ladrones de cuerpos. La historia es la de siempre, y, como en “Secuestradores de cuerpos”, la protagonista principal es femenina. Únicamente ha variado el desenlace, en el que, gracias a los milagros de la medicina moderna, se desmantela por completo la invasión alienígena. Desconozco si este final era el que Hirschbiegel quiso para su obra original, pero el caso es que ha sido bastante criticado y es uno de los puntos que yo precisamente le veo acertados al filme: precisamente porque las dos partes anteriores terminaban con los extraterrestres dominando el mundo, aquí el cambio resulta hasta cierto grado novedoso. El sentido también es otro: “Invasión” se centra mucho más que sus antecesoras en la exaltación del ser humano en toda su pureza con todos sus méritos y sus defectos contra cualquier utopía que uniforme a las personas. Creo que no se puede extraer ya una lectura anticomunista o referida a la Guerra Fría de esta película, aunque la ambigüedad del filme de Don Siegel y de los demás sigue estando presente. Para algunos “Invasión” será una película fascista (viniendo del Hollywood de la Era de Bush Junior) y para otros todo lo contrario (viniendo de los supuestamente críticos con el mundo moderno Hirshbiegel y hermanos Wachowski), mientras que para algunos hasta se situará a medio camino. Hay, también, quien la ha calificado como un alegato en contra del pensamiento único del mundo globalizado. Escenas desconcertantes han creado incluso polémica, especialmente la que muestra por televisión a ciertos líderes políticos que no menciono estableciendo contactos amistosos (supuestamente suplantados por los invasores silenciosos). De la película poco más hay que decir: es una cinta aceptable que se mueve entre las buenas escenas (la persecución final es verdaderamente trepidante y algunos sustos como el del umbral de la casa están bien conseguidos) y entre patéticos efectismos (las plantas nocivas han sido eliminadas y la posesión se transmite por medio de escupitajos verdes –un horror-, mientras que la sutilidad al mostrar que alguien ha sido contaminado no existe y se muestra por medio de efectos especiales que representan a la sangre contaminándose dentro del cuerpo humano –otro horror-). “Invasión” puede ser vista con agrado, pero no esconde prácticamente ninguna sorpresa, su desarrollo es predecible y carece de emoción y por momentos incluso de pulso. Supongo que la culpa es del destrozo exigido por los productores, porque Hirschbiegel ha demostrado ser un excelente cineasta. Una lástima.

2 comentarios:

CINEXIM dijo...

Guardo un muy buen recuerdo de la película de Siegel, incluso de la película de Kaufman. Sin embargo no he visto la versión de Ferrara, cuyo cine nunca me ha deslumbrado.

Respecto a Invasión, me parece otra aportación más de ese Hollywood sin ideas de ahora...

Fantomas dijo...

A mi gusto es lejos la peor de las cuatro. Eso que la de Ferrara dista de ser una buena película.

Saludos!