domingo, 6 de septiembre de 2009

SLUMDOG MILLIONAIRE de Danny Boyle – 2009 – (“Slumdog Millionaire”)


El joven y pobre Jamal Malik, criado en un barrio de chabolas de Bombay, está a punto de ser millonario. Participa de pura casualidad en el programa de televisión “¿Quiere ser millonario?” y, también de pura casualidad, está a punto de ganar los veinte millones de rupias que nadie en toda su historia ha ganado. ¿Cómo lo ha logrado? Las preguntas que le han ido tocando han estado todas, también de purísima casualidad, relacionadas con su triste vida, marcada por la muerte de su madre, por un amor perdido para siempre, por la traición de un hermano mafioso y por una infancia y adolescencia de absoluta miseria. Toda La India está atenta al desenlace de su último programa. ¿Conseguirá hacerse con el gran premio?

Desde sus inicios con la comedia negra “Tumba Abierta”, Danny Boyle se ha destacado por, en líneas generales, tocar todos los géneros y, además, tocarlos bien. A la mencionada comedia negra se le unen películas tan variadas como el retrato de la drogadicción juvenil “Trainspotting” (para mi su mejor obra sin ninguna duda), la aceptable comedia romántica “Una historia diferente”, el para mi aceptable drama “La playa”, la genial película de zombies “28 días después” (otra de sus mejores creaciones), el filme infantil “Millones” y la excelente película de ciencia ficción “Sunshine”. Ahora, sin embargo, he de decir, a mi pesar, que este director todoterreno no ha acertado con su nueva película, la "arrasadora" en los Oscars “Slumdog Millionaire”, una historia de amor de cierto toque fantástico homenaje al cine de Bollywood que posee el gran defecto que tienen tantas y tantas películas (y libros y obras de todo tipo) creados por occidentales sobre oriente: el retratar dicho mundo (el oriental, y aquí concretamente el de La India) desde un prisma occidental prejuiciosísimo en el que únicamente destaca la corrupción, la violencia, la vileza y la suciedad de dicho mundo. Danny Boyle se recrea en mostrar todo lo peor de los slums (barrios de chabolas) de Bombay para cimientar una historia de amor con aire de fábula de Charles Dickens que, narrativamente tramposilla, reflexiona muy superficialmente sobre el destino y sobre el tiempo y en la que prácticamente todos los personajes excepto los dos protagonistas son seres moralmente despreciables, viles o malvados (radicales religiosos asesinos, mafiosos que explotan a los niños huérfanos, ricos desconsiderados y frívolos, policías violentos que lo solucionan todo a base de palizas, presentadores de televisión retorcidos y clasistas y hasta un hermano de los mencionados protagonistas que, a pesar de redimirse al final del relato, les traiciona para hacerse un nombre en el mundo de la mafia). Boyle, haciendo gala de un cosmopolitismo barato (es decir, un falso cosmopolitismo orientado a asombrar al público occidental que nunca ha viajado a un país como La India) en el que tiene cabida hasta el topicazo (es un homenaje, pero tremendamente predecible) del número musical final, se recrea en retratar un país sucio, miserable, abandonado y brutal sin presentar a un solo personaje medianamente bondadoso, sereno o comprometido con su realidad. “Slumdog Millionaire” es una película “sobre el Tercer Mundo” de occidentales para occidentales. El cine de La India es de cineastas como Satjatit Ray o de europeos como Jean Renoir, que se acercaron al país con respeto e intentando descifrar sus problemas desde una óptica seria, no de Danny Boyle, que viene a decirnos una vez más que en el Tercer Mundo todo está muy sucio y todos se matan por un mendrugo de pan. Así, es lógico que triunfase en los Oscars. Me lo esperaba. A lo mejor muchos y muchas dejan de leer mi blog, pero a mi esta película me parece una tremenda basura, y así la voy a catalogar.

4 comentarios:

Mike Lee dijo...

Me pareció correcta, pero sin duda había títulos mucho más interesantes que premiar en los pasados Oscars.

¡Saludos!

Pabela dijo...

Pues yo no me la tomé tan pecho. No sé si valía o no el Oscar, sé que de las que había visto hasta entonces es la que más me había gustado puesto que me gustó la forma narrativa. Vamos, que si me ovy a ofender por cómo presentan esto del tercer mundo dejaría entonces de ver cine... a rajatablas; los italianos escupirían sobre El padrino y venideras, y así suscesivamente. Boyle hizo un mero cuento de hadas entremezclando distintos elementos y todos conocemos la pobreza de lugares como India y allí mando su fábula nada más.... no sé porque siempre que detestan esta película es por como trata el tema de la pobreza en ella, de lo "inverosimil" de su trama, etc. Me parece que el hecho de que halla sido, como tantos films, tan inflado para cuando llegaran los Oscars hizo que se pusiera mucha expectativa. A dios gracias yo la vi cuando ni sabía que se presentaría a ellos... no tenía ni idea de lo que iba y así la disfruté.

Fantomas dijo...

A mi gusto es una buena película, pero no la considero entre las mejores del director. La verdad es que es completamente respetable que a ti te haya parecido un bodrio.

Saludos!

Demóstenes dijo...

No creo que nadie vaya a dejar de leerte por una crítica.

Aún así, a mí la película me gustó, y hay que saberla ver sin la expectativa de que sea un retrato fiel a la sociedad india. Creo que esrtoy de acuerdo con Pabela. Si nos preocupáramos tanto de eso, los sicilianos escupirían sobre El Padrino II...