miércoles, 16 de diciembre de 2009

EL RETORNO DEL JEDI de Richard Marquand – 1983 – (“The Return of the Jedi”)


El Imperio ha puesto en marcha la construcción de una nueva Estrella de la Muerte. Los rebeldes están preparando su ataque desesperado a este monstruo de metal ahora que está sin terminar y dependen de que su campo de fuerza, situado en la luna boscosa de Endor, residencia de los Ewoks, sea desactivado. Luke y sus amigos se preparan para la contienda final… Sin embargo, antes han de volver a Tatooine para rescatar a Han Solo, que sigue congelado en la guarida del terrible mafioso Jabba el Hutt. El combate final contra las fuerzas de la opresión está a punto de comenzar, y el malvado Emperador y Darth Vader esperan ansiosos este momento…

El galés Richard Marquand fue un artesano que se movió siempre entre la solvencia y la mediocridad y que dejó alguna que otra obra magnífica aunque aislada y también alguna que otra bazofia digna de olvidar. Su estilo es de raíz clásica adecuada a la época en la que rueda cada película y no posee una personalidad marcada como autor. Comenzó su carrera trabajando en la televisión. Su muy escasa obra para la gran pantalla se compone del filme de terror “El legado”, del genial thriller “El ojo de la aguja”, del fantástico filme de ciencia ficción “El Retorno del Jedi”, de la romántica “El amante francés”, del nuevo thriller “Al filo de la sospecha” y del drama “Corazones de fuego”. Richard Marquand murió repentinamente de un ataque al corazón en 1987, justo antes de cumplir cincuenta años.

“El Retorno del Jedi” cerró la primera trilogía de “Star Wars” de una manera magnífica, aunque para muchos supuso una cierta decepción respecto a la genial “El Imperio Contraataca”, ya que presentaba una trama más simple y lineal y una historia directamente enfocada hacia una predecible lucha final entre el bien y el mal algo semejante en su segundo tramo a la que vimos en la primera entrega, “La Guerra de las Galaxias”. El filme, dirigido con notable solvencia por el mediocre Richard Marquand (es su mejor obra junto a la inmediatamente anterior “El ojo de la aguja”) está dividido en dos segmentos bien diferenciados: en el primero (en mi opinión el más destacado) Luke y sus amigos han de volver a Tatooine para rescatar a Han Solo de las garras del mafioso alienígena Jabba el Hutt, mientras que en el segundo, ya todos juntos, han de librar la batalla definitiva contra el Imperio. La incursión en el refugio del mencionado Jabba, otro de los personajes más carismáticos de toda la saga, presenta sin ninguna duda las mejores escenas de la película (exceptuando la posterior lucha contra El Emperador): Leia termina de demostrar su amor por Han cerrando el triángulo amoroso de la anterior parte, Lando se redime ayudando a su amigo y Luke muestra ya en todo su esplendor los resultados de su entrenamiento con Yoda (que fallece en la segunda mitad dejándole su legado), mientras que Jabba y Bobba Fett reciben su merecido tras dos geniales momentos de acción frenética: la lucha contra el impresionante monstruo Rancor y el combate en las arenas del no menos horrible devorador Sarlacc. Ya en la última parte del filme los protagonistas vuelven a dividirse: los rebeldes, al mando del mencionado Lando desde el Halcón Milenario, atacan la nueva Estrella de la Muerte que el Imperio está construyendo; Han, Leia, Chewbacca y los androides intentan desactivar el campo de fuerza que la cubre ayudados por los entrañables Ewoks y Luke se enfrenta de nuevo y por última vez a Darth Vader y posteriormente al Emperador, el también muy carismático villano central de la historia. Todo queda cerrado tras éste último y apasionante combate, en el que Darth Vader también tiene su oportunidad para redimirse. “El Retorno del Jedi” es una película divertidísima y un digno colofón a la trilogía galáctica. Gracias a sus mejores efectos especiales cuenta con la mayor variedad de alienígenas de todas las entregas (genial la galería de oscuros y horrendos seres que rodean al no menos despreciable Jabba, genial el colosal Rancor, geniales los capitanes de las tropas rebeldes y geniales los Ewoks, que gozaron de tal éxito entre el público que tuvieron sus propias películas independientes y su serie de televisión). También cuenta el filme con las escenas de acción más espectaculares del tríptico: las descritas en Tatooine, el nuevo asalto a la nueva Estrella de la Muerte, las carreras entre los gigantescos árboles de Endor, el duelo contra el Emperador…, aunque es cierto que también son más numerosas en éste y que el argumento puede estar en parte subordinado a ellas. No importa de todas maneras: “El Retorno del Jedi” es el trepidante fin de una saga inolvidable (que tendría que haberse quedado aquí, porque a partir de “La amenaza fantasma” todo se denigró hasta límites insospechados). Extrañamente, y como comenté hablando de “La Guerra de las Galaxias”, únicamente Harrison Ford (que dos años antes del filme que hoy nos ocupa había triunfado con “En busca del Arca Perdida” y que poco después haría lo propio con “Blade Runner” e “Indiana Jones y el Templo Maldito”) sacaría adelante una carrera como actor aceptable. Mark Hamill y Carrie Fisher, tristemente, no pasarían de películas mediocres y de colaboraciones más o menos acertadas en televisión.

3 comentarios:

Fantomas dijo...

La peor de la trilogía original, aunque debo admitir que nunca me ha llamado demasiado la atención esta saga.

Buena reseña,
Saludos.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Sólo tengo un "pero": los niños en pijama peludo llamados Ewoks. Por lo demás otra peli que sienta cátedra en manejar la tensión/distensión de la acción, la épica y la mítica de todo un fascinante universo. Sus últimos 25 minutos son un ejemplo de libro de cine de acción a raudales.
Y como una sonata clásica, reexponiendo el primer tercio en tono mayor.

Espero ansioso tus reseñas sobre la "IIa trilogía" que prometen ser de escándalo.

saludos!

Nosédecine dijo...

Como dice Lucifer, los Ewoks, uff... es que... vaya... Bueno, mucha gente los odia y los ve ridículos... En definitiva tu lo has dicho en el texto, más trepidante, más acción, emocion, siempre me pregunté cómo coño reconstruyeron la estrella de la muerte tan rápido.
Una aceptable conclusión, al menos creo que mantenía el nivel y ofrecía un ritmo levemente distinto a las anteriores.
Grandes tus textos sobre la trilogía, y no sé yo si hay que molestarse en analizar "la otra" :D
Un gran saludo.