jueves, 28 de enero de 2010

COSAS QUE NUNCA TE DIJE de Isabel Coixet – 1995 – (“Things I Never Told You”)


Para estar junto a Bob, al que ama con locura, la joven Ann se ha trasladado a una nueva ciudad y ha dejado absolutamente toda su vida atrás. Sin embargo, un día inesperado Bob la abandona y la deja sola. Ann intenta suicidarse pero no lo consigue. Incapaz de quedarse e incapaz de volver, cae en una honda depresión. Don, un mediocre vendedor de pisos que trabaja de noche como voluntario en el teléfono de la esperanza, se topa en su camino. Ambos tendrán que salir de sus propios baches y traumas juntos.

Llegada del mundo de la publicidad, la catalana Isabel Coixet es una de las cineastas españolas modernas más reconocidas y personales. Suele rodar sus películas fuera de España (en localizaciones que van desde los USA hasta Japón) y con actores y actrices extranjeros, lo que le ha acarreado ciertas críticas de los más "puristas" (por decirlo de alguna manera) del cine español. Trata Coixet en sus historias, en un estilo delicadamente íntimo y minimalista, a menudo cargado de poesía, el mundo de las relaciones personales, especialmente las relaciones de amor y de pasión con sus peligros y sus salvaciones, aunque también hay cabida para la amistad o para las relaciones paterno/materno-filiales e incluso en ciertos momentos para la crítica social. En sus tramas tiene gran importancia el azar como motor de la unión de las vidas de los personajes, los silencios significativos como arma expresiva a la hora de reflejar emociones contenidas o desaforadas, el pensamiento de los protagonistas (a menudo interiorizado por medio de voz en off) y la fotografía y el ambiente, siempre con ciertos toques de onirismo realista. Sus diálogos se tambalean peligrosamente entre la lucidez sentimental y la pedantería más farragosa, pretenciosa y vacía, por lo que si bien su filmografía contiene filmes maravillosos, también contiene otros fallidos. Debutó con veinticuatro años con el largometraje de muy bajo presupuesto “Demasiado viejo para morir joven”, que no gozó de ningún éxito, al que le siguió la comentada historia de amor “Cosas que nunca te dije”, que la lanzó al reconocimiento de la crítica tanto dentro como fuera de España. Tras ella, rodó el retrato de época romántico “A los que aman”, los dramas “Mi vida sin mí”, “La vida secreta de las palabras”, "Elegy" y "Mapa de los sonidos de Tokio" y el documental social y político "Invisibles", que codirigió junto a Fernando León de Aranoa, Mariano Barroso, Javier Corcuera y Wim Wenders.

“Cosas que nunca te dije”, la mejor película de Isabel Coixet junto a “Mi vida sin mí” desde mi punto de vista, fue la obra que lanzó a la fama a la creadora catalana dentro de los círculos minoritarios españoles y extranjeros. Rodada en los Estados Unidos y con una genial Lili Taylor (muy entrañable) como protagonista, narra la cinta la historia de dos seres solitarios y solos unidos por el azar en una ciudad gris y casi desconocida para ellos que han de agarrarse a los que les rodean (también solos) y a ellos mismos para salir adelante en una vida mediocre de derrotas y desengaños constantes. Sin sensiblerías y con un genial ritmo, con un fino sentido del humor y una comedida emocionalidad en la descripción de tipos y situaciones, “Cosas que nunca te dije” es honesta y sencilla (sencillísima), poco pretenciosa en la mayoría de su metraje (como no lo serían otras producciones posteriores de su autora) y amena, amena como pocas. Interesa desde el primer al último minuto, y logra conmover e identificar al espectador con los personajes, víctimas en cierto modo de la deshumancización sentimental del mundo urbano moderno. Excelente tragicomedia de sentimientos, "Cosas que nunca te dije" es toda una joyita dentro del triste cine español de su época (y del de la de ahora).

1 comentario:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Para mi de lo mejor de Coixet.
Cinemagnificus, si le apetece, póngase en contacto conmigo por mail que estoy preparando una serie de posts con las películas que nos maracaron en la infancia y me gustaría contar con tu aporte. Si le interesa, mi mail está en el blog.
Un saludo