lunes, 4 de enero de 2010

EL VERDUGO de Luis García Berlanga – 1963 – (“El verdugo”)


José Luis es un joven pobre que trabaja en una triste funeraria y que está pensando en emigrar una temporada a Alemania para buscar un mejor futuro. Las cosas cambian cuando Amadeo, el padre de su novia, Carmen, le ofrece la posibilidad de aprender su oficio y heredar su puesto fijo y bien retribuido. El problema es que este oficio es el de verdugo… Acuciado por la necesidad, José Luis acepta. Y con ello, firma su propia “sentencia de muerte”. La locura más negra imaginable está a punto de irrumpir en su vida.

Poeta y pintor además de cineasta de ideología anarquista, Luis García Berlanga revolucionó junto a su amigo y también director Juan Antonio Bardem la filmografía española del franquismo aclándose en una revisión estética y formal del Neorrealismo Italiano que, con forma de comedia y concretamente con la estructura del sainete (ácido, delirante, sexual y empapado de idiosincracia española), criticaba y denunciaba la triste realidad que el país vivía en su momento. Colaborador habitual del maestro guionista Rafael Azcona, Luis García Berlanga debutó junto al mencionado Bardem co-dirigiendo "Esa pareja feliz", tras la que llegaron obras gloriosas (algunas por desgracia mutiladas por la censura franquista): "Bienvenido Míster Marshall", "Novio a la vista", "Calabuch", "Los jueves, milagro", "Plácido", la comentada "El verdugo", "La boutique", "¡Vivan los novios!" y "Tamaño natural". Ya con la llegada de la democracia, su cine siguió siendo crítico y contestatario aunque perdió ligeramente originalidad y ganó desigualdad artística (lo que por otra parte a muchos artistas acostumbrados a trabajar toreando a la censura les termina ocurriendo cuando este sistema de "estética de la represión" termina bruscamente). Igualmente, sus obras de democracia son muy destacadas a pesar de esto: "La escopeta nacional", "Patrimonio Nacional", "Nacional III" y "La vaquilla" dan testimonio todavía de la capacidad crítica y creadora de este gran autor.

Además de una crítica directa a la pena de muerte (y con esta crítica viene otra a la dictadura franquista), “El verdugo” es una de las más grandes comedias y obras maestras del cine español de todos los tiempos y, en mi opinión, la obra maestra de su creador, Luis García Berlanga, y posiblemente también la de uno de sus guionistas, Rafael Azcona. En clave de comedia negrísima, se narra en el filme la historia de José Luis, un joven que, tras empezar a salir con la hija de un verdugo, empieza a “hacer prácticas” con el ya casi anciano padre de ésta, un hombrecito afable y bondadoso, para poder heredar su profesión y la plaza que él está a punto de dejar vacante. José Luis, miedoso, inseguro, incapaz de hacerle daño a nadie pero sin trabajo digno, sin casa y con un futuro nada halagüeño por delante, acepta… Esto le sumirá en una espiral de “locura” que le cambiará la vida en todos los aspectos. La película, basada en una noticia que Berlanga conoció sobre un verdugo al que le dio un ataque de nervios antes de una ejecución, parte de esta simple y casi sádica trama para presentar un cáustico, inmisericorde y por momentos hasta brutal retrato de la España de Franco de los años sesenta. Aunque los protagonistas son José Luis (genial Nino Manfredi) y el verdugo que da nombre al filme (soberbio Pepe Isbert en uno de sus papeles definitivos), la película muestra un delirante retrato coral de personajes muy variados de la época a los que da vida uno de los repartos de secundarios más impresionantes del cine español: Emma Penella, José Luis López Vázquez, Alfredo Landa, María Ponte y Chus Lampreave. En un tono negrísimo, irónico, cargado de diálogos llenos de mordacidad y por momentos directamente malvados pero en el que también hay lugar para la ternura, damos un paseo por la España que ya empieza a salir de la oscuridad de la pura posguerra pero en la que la mano de hierro del dictador sigue apretando sin dar tregua. Hay más presencia extranjera que trae beneficios económicos pero que no hace sino confirmar el tremendo atraso a todos los niveles en el que está sumergido el país. Aparece el asunto –por desgracia muy actual- de la falta de vivienda digna para los jóvenes (ya visitado por Azcona en “El pisito”), el de los prejuicios y la hipocresía, el de la emigración, el del machismo, el de la incultura general, el de las trabas en todo lo referente al sexo… Y, por supuesto, el asunto central, el de la pena de muerte. Uno/a no sabe si reír o si llorar con “El verdugo”. Una escena estremecedora inolvidable: la de la ejecución decisiva, con Nino Manfredi arrastrado por todos hacia el condenado, una figura siniestra y borrosa al fondo de un largo pasillo (escena en la que el condenado parece ser el mismo Mandredi). Pocas veces ha resultado tan estremecedor el humor negro en la filmografía española y, me atrevería a decir, de la mundial. “El verdugo” triunfó en el Festival de Venecia dos semanas después de que en España fueran ejecutados por medio del garrote vil los anarquistas Francisco Granados y Joaquín Delgado, lo que propició que el embajador español en Roma informase a Madrid de que la película era “uno de los mayores libelos que jamás se han hecho contra España”. Además, en aquellos días se iba a ejecutar igualmente a otro enemigo polítigo del régimen, el comunista Julián Grimau, por lo que la polémica no hizo más que aumentar. "El verdugo" se pudo estrenar finalmente en España, pero con escenas cortadas, y Berlanga pasó unos cuantos años “castigado”, por lo que tuvo numerosos problemas para dirigir sus siguientes cintas.

6 comentarios:

Cinemagnificus dijo...

Empieza mi recorrido por los directores españoles que considero clave. Feliz año, por cierto :D

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Feliz Año.
Una obra maestra de nuestro cine.
Veremos qué da de sí este recorrido que emprendes.
Saludos

CINEXIM dijo...

Grande Berlanga y grande Isbert!!!

Encantados ante el nuevo recorrido por el cine español!!!

Feliz Año!!!

ethan dijo...

Me alegra ese camino reidinvicativo del cine español que has comenzado. A ver si entre todos podemos situar al cine clásico español en el puesto que se merece. De "El Verdugo" yo soy igual de tajante que tú: es la mejor peli de Berlanga. Y el final... ¿quién es el condenado realmente?
Saludos

Jefe Dreyfus dijo...

sin duda alguna fantástica película y todo un clásico de nuestra cinematografía..

saludos!

elprimerhombre dijo...

Impresionante película e impresionante final, como bien destacas. Un saludo!