sábado, 10 de abril de 2010

ASALTO A LA COMISARÍA DEL DISTRITO 13 de John Carpenter – 1976 – (“Assault on Precinct 13”)


La vieja comisaría del Distrito 13 de Los Ángeles está a punto de ser cerrada. Sin embargo, todavía la ocupa una pequeña guarnición de policías y todavía tiene en su interior a unos cuantos presos entre los que se encuentra un peligroso criminal conocido como Napoleón Wilson. La última noche que va a estar abierta, algo inesperado ocurre: unos violentos pandilleros la asaltan y sus pocos defensores sólo pueden hacer algo para sobrevivir… Soltar a los presos para que les ayuden a luchar. Policías y criminales van a tener que unir sus fuerzas para salvar sus vidas.

John Carpenter es uno de los más grandes directores de cine fantástico y de terror de todos los tiempos, además de un destacadísimo compositor de bandas sonoras caracterizado por la creación de ambientes oníricos y enrarecidos. Su cine combina a la perfección el aliento autoral con la comercialidad y, siempre cargado de espectacularidad, conjuga sin problemas el entretenimiento puro y duro con el tratamiento de asuntos con hondura (la violencia y la deshumanización de las sociedades modernas, los totalitarismos, el fanatismo religioso, la corrupción o las relaciones entre la verdad y la mentira entre otros). Sus personajes, muchos de ellos freaks, antihéroes o seres normales y corrientes enfrentados a fuerzas que aparentemente les superan, sobreviven en mundos oscuros y brutales u opresores. Su estilo, directo y con toques de serie B, está lleno de nervio, de acción impactante influenciada por el western (adora a los clásicos como John Ford o Howard Hawks) y también de cierto cinismo y de humor negro y hasta de poesía épica. Dentro del género en el que se ha especializado, ha tratado toda clase de “sub-géneros”: los asesinos en serie, la fábula post-apocalíptica, la distopía, el thriller de acción, el cine de monstruos de aura clásica, el terror alienígena, el terror satánico, el cine de vampiros, las parodias (y las autoparodias) y hasta las comedias fantásticas. Su actor fetiche es Kurt Russell, que ha protagonizado muchas de sus mejores obras. Muy poco valorado en general y tachado a menudo de simple artesano, John Carpenter es un autor en toda regla que se recicla constantemente y que debe ser reivindicado sin cesar. Su prolífica filmografía se compone de la comedia espacial “Dark Star”, del thriller de acción “Asalto a la comisaría del Distrito 13”, del mítico filme de asesinos en serie “La noche de Halloween”, del thriller “¡Alguien me está espiando!”, del biopic de Elvis Presley “Elvis”, del filme de terror “La niebla”, del filme de acción “1997: Rescate en Nueva York” y de su secuela “2013: Rescate en L.A.”, de los nuevos filmes de terror “La cosa” y “Christine”, del filme fantástico romántico “Starman”, de la película de aventuras “Golpe en la Pequeña China”, de los nuevos filmes de terror “El Príncipe de las Tinieblas” y “¡Están vivos!”, de comedia fantástica “Memorias de un hombre invisible”, del thriller de terror “Bolsa de cadáveres” (co-dirigido con Tobe Hooper), de los nuevos filmes de terror “En la boca del miedo” y “El pueblo de los malditos” y de los filmes de acción “Vampiros” y “Fantasmas de Marte”.

“Asalto a la comisaría del Distrito 13” es una de las mejores películas de serie B de la historia y la que lanzó a la fama y al reconocimiento a John Carpenter, una película de acción claramente adscrita dentro de la cierta moda de este cine de los años setenta pero claramente diferenciada del montón por una personalidad propia. Un grupo de asesinos pandilleros asalta una comisaría a punto de ser cerrada en un barrio aislado de una gran ciudad y los pocos policías de su interior se ven obligados a aliarse con los presos peligrosos que hay en el lugar para acabar con la amenaza y salir vivos de la matanza. Carpenter retrata una sociedad dominada por la violencia y los prejuicios en la que un grupo de supervivientes aprende a luchar unido a pesar de lo distintos que son entre ellos (agentes de la Ley y criminales respectivamente). Con una fantástica atmósfera desoladora y una banda sonora onírica fascinante, “Asalto a la comisaría del Distrito 13” es un soberbio western urbano de aire fronterizo y crepuscular en el que se dan la mano el terror y el filme de zombies clásico, que son constantemente homenajeados (los asaltantes están sacados prácticamente de un filme de Romero) y que además contiene escenas de acción cargadas de una tensión inigualable y un poderoso aliento épico que unifica el conjunto. Una obra maestra de un director que empezaba a despuntar como un genio de su género.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El mejor del cine de terror de hoy : John Carpenter. No hay dudas. Su primera filmo es para directa a la gloria.

PEPE CAHIERS dijo...

Una película con afilados dialogos:
-Dos policías me desean suerte, estoy acabado
otro:
-Nuestro problema es que se nos ha acabado el tiempo (dice la chica dura)
-Asi me ha ocurrido siempre, se me acabó el tiempo al nacer (contesta Napoleón)

LA GUARIDA DEL EREMITA

dvd dijo...

Magnífica. Yo la veo como una sátira refinada del cine de zombis, al que Carpenter nunca se ha acercado directamente, pero al que hace referencias constantemente...