domingo, 6 de junio de 2010

SAW V de David Hackl – 2008 – (“Saw V”)


De una vez por todas, la estructura de asesinatos del por fin fallecido Jigsaw ha sido desarmada. Sin embargo, el agente Hoffman va a continuar en la sombra con su legado de muertes, algo que el agente Stram sospecha, por lo cual empieza a investigarle. Pronto, tal y como esperaba, la pesadilla retorna: vuelven los crímenes y cinco desconocidos aparecen encerrados en un lugar oculto... A la espera de enfrentarse a nuevas pruebas mortales.

“Saw”, ese filme independiente que fue un hasta cierto punto sorprendente, impactante y divertidísimo thriller, se ha terminado conviertiendo al haber sido inesperadamente asimilado por la gran industria en otra de esas sagas interminables y alargadas hasta el éxtasis de manera completamente absurda que ya en su segunda entrega resultaba trillada y que en la tercera y en la cuarta resultaba directamente cansina. “Saw V”, que supone el debut de David Hackl como director (fue el diseñador de producción de las cuatro anteriores) tras el abandono de Darren Lynn Bousmann (que sustituyó a James Wan, el director del primer “Saw”, para dirigir “Saw II, III y IV”), es otra innecesaria y chapucera vuelta de tuerca a todo lo ya visto que únicamente tiene un objetivo: saciar el morbo de un público para el que el gore ya está completamente superado (lo comenté con mi crítica de “Saw III”) y que únicamente quiere vueltas de tuercas constantes supuestamente sorprendentes dentro de un estilo de trama que se saben de memoria. Y es que todos sabemos que en “Saw V” va a terminar perdiendo el protagonista en el último momento y que la mayoría de los secundarios van a morir de una u otra manera irremisiblemente, mientras que el desenlace dejará una estela abierta para la futura sexta entrega de la saga. El que el Jigsaw original haya por fin muerto no consigue reorientar una trama quemadísima ahora al mando del aparecido en “Saw IV” detective Mark Hoffman (Costas Mandylor) que, como era de esperar, se enfrenta a otra prueba dentro de las pruebas que él propone para sus víctimas. El protagonista de turno (pura carne de cañón), el agente Strahm (Scott Paterson), también aparecido en “Saw IV”, no tiene por otra parte ningún carisma (sobre todo porque su papel consiste en ser eso: pura carne de cañón), mientras que la trama, vulgarmente enrevesada (aunque por lo menos medianamente coherente, lo que ya no eran las de “Saw III” y “Saw IV” –en esto sí gana un poco “Saw V”-), únicamente consiste en tapar huecos que a nadie le interesan de las anteriores entregas. El estilo videoclipero más zafio sigue predominando, aunque por suerte el gore delirante se ha visto notablemente reducido (increíble pero cierto) en la previsible historia que se narra (se ve a leguas que los cinco prisioneros tenían que colaborar juntos... es que no se puede ser más infantil a la hora de construir un argumento). Por último, sigue resultando irritante la maldita pretenciosidad que el guión tiene, guión en el que Jigsaw habla de nuevo de moralidad de una manera asquerosamente beata y con razonamientos filosóficos y sociológicos de patio de recreo que, para colmo, intentan pasar por el culmen de lo visionario. “Saw V” vuelve a ser lo que fueron “Saw III” y “Saw IV” (la segunda entrega a pesar de ser flojísima por lo menos entretenía): una soberana porquería que, como no, anticipa que todavía habrá una secuela más.

3 comentarios:

Lucifer, Becario del Mal dijo...

pues si.

Anónimo dijo...

Yo es que no sé ni por que se molesta usted en comentar estas bazofias.

Fantomas dijo...

Lejos la peor de todas. Curiosamente, a mi gusto "Saw VI" logra ser un poco mejor, aunque la verdad es que era difícil gestar un bodrio peor que este.

Saludos.