lunes, 14 de diciembre de 2009

LA GUERRA DE LAS GALAXIAS de George Lucas – 1977 – (“Star Wars”)


El terrible Imperio domina la galaxia con mano de hierro y únicamente una valiente fuerza rebelde se atreve a plantarle cara. Cuando la Princesa Leia, una de las líderes de la Rebelión, es raptada por Darth Vader, el siniestro servidor del misterioso Emperador, dos robots son enviados al inhóspito planeta desértico Tatooine con un mensaje para alguien llamado Obi-Wan Kenobi. Ambos androides terminan de casualidad en las manos del joven Luke Skywalker, un granjero que sueña con una vida de constantes viajes… Y que parte junto a ellos a buscar al hombre del que hablan. Él no lo sabe, pero su gran aventura está a punto de empezar…

Hablar de “La Guerra de las Galaxias” y de todo lo que conllevó y aún conlleva su estreno nos daría para varios blogs, por lo que voy a ser breve y conciso en el comentario de hoy. El joven George Lucas, que había dirigido hasta entonces el filme de ciencia ficción “THX 1138” (un gran fracaso) y la comedia nostálgica juvenil generacional “American Graffiti” (un gran éxito), se lanzó a rodar su proyecto más querido con muy poca confianza por parte de los productores e incluso de la crítica, que le auguraba un nuevo y estrepitoso fracaso para su nueva incursión en el cine de ciencia ficción (que en aquella época estaba injustamente menospreciado a pesar de contar ya con grandísimas obras maestras –desde “El planeta prohibido”, “La invasión de los ladrones de cuerpos” o “La mosca” hasta “2001. Una odisea del espacio”, por poner unos cuanto ejemplitos). Lucas cobró una miseria por escribir y dirigir la película, pero, a cambio de esto, en el estudio le dieron (convencidos totalmente de que su obra no llegaría lejos) el control total sobre la comercialización de todos los productos derivados de ella. Once millones de dólares terminó costando “La Guerra de las Galaxias”… Y recaudó nada más y nada menos que 460. Fue, además, la primera película de la historia que dio más beneficios fuera que dentro de las salas. George Lucas terminó de alcanzar la fama con ella y se convirtió en uno de los más grandes reyes del merchandising de todos los tiempos y también de los efectos especiales tras la creación de la Industrial Light and Magic (por desgracia, ya no ha pasado de eso). “Star Wars” ha creado todo un mundo, una mitología incomparable, una religión que adora a “La Fuerza” (es cierto), novelas, series de televisión, cómics, parodias, videojuegos, juguetes, figuras de coleccionismo, ropa, alimentos… Es verdaderamente interminable el material existente de esta saga fantástica que se hizo famosa en el mundo entero y que tal vez sea la más adorada junto a “Star Trek” y “El Señor de los Anillos”. La película que hoy nos ocupa, la primera de una genial trilogía (posteriormente llegaría otra horripilante y detestable) mezclaba con una habilidad y un encanto sin par la fantasía épica más clásica (desde el mencionado “El Señor de los Anillos” hasta los poemas de Homero o los anónimos nórdicos como “Beowulf”), el peplum, el western, las películas de piratas y los filmes de samurais (“La fortaleza escondida” de Akira Kurosawa fue una clarísima inspiración para Lucas) y lo envolvía todo en un fondo futurista cargado de un romanticismo tremendamente evocador y además animado por unos efectos especiales más que solventes, por unos magníficos escenarios y por una imaginativa galería de personajes humanos, cibernéticos y alienígenas de toda clase y condición. Su reparto, acertadísimo, contaba con unos tremendamente carismáticos actores casi desconocidos (exceptuando a Alec Guinness y a Peter Cushing) que dieron vida a unos protagonistas que ya son parte indisoluble de la cultura norteamericana moderna. Por desgracia, únicamente Harrison Ford tuvo una carrera perdurable (ni Mark Hamill ni Carrie Fisher lograron despuntar más allá a pesar de las esperanzas que se tenían puestas en ambos). “La Guerra de las Galaxias” sigue siendo hoy una pequeña joyita del cine de ciencia ficción, al igual que sus dos continuaciones: “El Imperio contraataca” y “El retorno del Jedi”.

8 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

A mi es que Star Wars como que no me acaba, no se, nunca ha sido plato de mi devoción. Manías que tiene uno. Harrison Ford fue el único que perduró, y eso que comenzó a trabajar en el cine por casualidad, que el era carpintero.
Saludos

Demóstenes dijo...

Es una gran película, hoy en día para algunos puede resultar aburrida por su ritmo, pero es como esos grandes clásicos que siempre perdurarán.

Lo que quizá le falla, sobre todo a ésta, son las coreografías de luchas, que uno nunca pensaría quwe son grandes maestros de las artes marciales jedi.

Pero el mundo que creó es profundo, interesante, variado... es normal que tuviera ese éxito!

Luis Cifer dijo...

Yo estoy preparando un post para poner a parir a Star wars. Es una gran saga, pero a Lucas se le ha visto el plumero en todas las remasterizaciones y trucos baratos for the money, echando a perder una gran trilogia con unas precuelas un tanto aberrantes.
y eso que las tengo todas en dvd y las veo cada cierto tiempo, pero Lucas no es un genio del cine (pero y del merchandising?).

Möbius el Crononauta dijo...

George Lucas fue muy sagaz. ¡¡¡Clasicazo de la vida!!!

Lucifer, Becario del Mal dijo...

una buena película, si bien con ciertas carencias intepretativas de Mark Hamill y un argumento tan clásico que hasta resulta predecible. La gloria se la reservo para lo que vino después.

dvd dijo...

Efectivamente, debe ser la época, que es propicia para estas cosas. Hombre, tú te has explayado un poco más, lo que a mí, por naturaleza, no me sale. La describes muy bien, lo único que me chirría es que acabes diciendo que es una "pequeña joyita"... Hombre, pequeña pequeña me parece que no es... Es un gran gran clásico de la ciencia ficción... Y eso que no soy fanático ¿eh? ¿Vas a seguir la saga? Porque puede ser un divertido tour de force...

Nosédecine dijo...

La guerra de las galaxias es un clásico y una obra maestra. Yo creo que de eso no hay dudas. Se puede criticar el movimiento de merchandasing, volver a retomar la saga, remasterizarla, putearla etc etc. Pero lo que se consiguió con esa película, con los medios y la historia que tiene es meritorio y habría que reconocerlo.

Me ha gustado esta crítica-reflexión sobre una de las grandes películas del cine.

Un saludo.

William De Baskerville dijo...

Siempre me gustaron más las tres primeras (que eran las ultimas) que las ultimas (que eran las primeras)

Con las digamos "nuevas" me hago un lio de personajes y mi vista se entretiene más de lo normal, y yo que me entretengo, nos juntamos el hambre y las ganas de comer.


Buen Trabajazo! Mega-Galactico.


Bienvenido y que disfrutes tus dias libres!

Nos vemos. ;).