jueves, 10 de diciembre de 2009

TYGRA. HIELO Y FUEGO de Ralph Bakshi – 1983 - (“Tygra”)


Una terrible edad de hielo amenaza al mundo. El Señor del Frío, Nekron, y sus brutales ejércitos de infrahumanos, han planificado la dominación del planeta y avanzan sin cesar extendiendo una ola helada que acaba con todos los pueblos que encuentra a su paso. Solamente el buen Rey Jared, Señor de los Volcanes, puede hacer frente con su poder del fuego a esta invasión. Sin embargo, Nekron ha trazado un maligno plan para librarse de su amenaza: raptar a su bella hija Tygra para chantajearle. Eso sí, el Señor del Frío no se puede imaginar que en las cálidas junglas dos jóvenes héroes están preparándose para hacerle frente y acabar con su poder para siempre.

“Tygra. Hielo y fuego” es una de las mejores películas de animación de toda la década de los ochenta y un clásico de culto que fue, en su día, injustísimamente menospreciada tanto por la crítica como por el público (resultó ser un gran fracaso comercial). El enorme animador Ralph Bakshi une sus fuerzas con los ilustradores Frank Frazetta y James Gurney y con los guionistas de cómics Roy Thomas y Gerry Conway (ambos destacadísimos nombres de Marvel y de la saga de “Conan”) para narrar una historia simplísima pero tremendamente efectiva y carismática en la que un grupo de luchadores por la libertad (representados por el poder del fuego) se enfrentan a unos villanos que amenazan con congelar el mundo entero para someterlo a sus órdenes. “Tygra. Hielo y fuego”, rodada usando la técnica del rotoscopio, exhibe una animación que todavía hoy sigue sorprendiendo (especialmente en las escenas de lucha, espléndidamente coreografiadas) por su extremada fluidez y detalle, unos escenarios pintados de manera artesanal cargados de encanto y de personalidad y una trama que, aunque como he señalado es tremendamente simple (e incluso se ve falta de cierto desarrollo de personajes más hondo), sorprende (sobre todo lo hizo en su época) por la dureza de las imágenes que plantea. El mundo medieval-primigénio heredero de los de espada y brujería del mencionado “Conan” no está orientado hacia los niños, sino que consagra a “Tygra” como un filme de animación plenamente adulto (demasiado adulto incluso). Como ya acostumbra Bakshi, no escatima en su creación a la hora de presentar violencia a raudales tanto física como psicológica, erotismo exhuberante (los personajes, de aura prehistórica, apenas visten con taparrabos y tangas), una acusada sensualidad exótica y onírica e, incluso, una sugerencia de violación. El conjunto lo completan unos caracteres llenos de carisma (aunque, como he dicho, algo planos a pesar de todo), un gran sentido del ritmo y una sorprendente economía de medios (se condensa una gran historia de aventuras interminables en apenas una hora y diez minutos en los que nada se desaprovecha). Por suerte, como al propio Raplh Bakshi, a “Tygra” se la ha ido revalorizando con el paso del tiempo. Hoy está reconocida como una película de culto y como una de las grandes obras animadas de todos los tiempos.

4 comentarios:

Cinemagnificus dijo...

Perdonad si no os firmo ultimamente, estoy haciendo un curso de ingles en Irlanda y no tengo mucho tiempo (estoy actualizando con material que ya tengo escrito). En Diciembre vuelvo a Espanha y volvere a firmar mas a menudo, I promise :)

Demóstenes dijo...

Uhm... la verdad que la portada parece la de un cómic de Conan. Miraré de ahcerme con ella, suena interesante.

Dude dijo...

Yo simplemente soy un acerrimo a Franzetta. Y el film bueno tiene ese toque que solo tenian las viejas peliculas de video-club en los chenta, cual es la palabra? encanto tal vez?

Yo me la compre en dvd cuando salio, pero lo que mas me gusto fue el reportaje sobre mi ilustrador favorito.

Salu2

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Yo llegué a ella en su día por mi interés por Frazzeta. Es curiosa y entretenida.
Saludos