lunes, 5 de julio de 2010

DIAMANTE DE SANGRE de Edward Zwick – 2006 – (“The Blood Diamond”)


Tres personajes muy diferentes cruzan sus vidas con el telón de fondo de una Sierra Leona destrozada por la guerra y por las luchas por el control del mercado de los diamantes ilegales: el ex mercenario Danny Archer, cínico y desencantado contrabandista sudafricano que sólo busca el dinero; la periodista norteamericana Maddy Bowen, idealista que intenta denunciar con su pluma y su cámara lo que está ocurriendo en el país, y el pobre pescador Solomon Vandy, que ha perdido su hogar y su familia por culpa de la avaricia de los que persiguen los “diamantes de sangre”. Juntos, van a emprender un largo viaje a través de África que va a cambiarles para siempre.

Formado en la televisión (dirigiendo capítulos de series como “Family” o “Treinta y tantos”) Edward Zwick es un director estadounidense que ha conseguido grandes resultados dirigiendo un cine histórico de aura épica que, en la línea clásica de las grandes superproducciones del Hollywood dorado, se apoya en una fotografía y ambientación esplendorosas para retratar grandes conflictos humanos universales y vidas de personajes (siempre grandes actores y actrices muy bien explotados y con gran carisma) a menudo forzosamente orientadas a hacer frente a una circunstancia histórica terrible (una guerra civil o no, un holocausto, una tiranía sorpresiva). También, sin embargo, ha dirigido Edward Zwick thrillers y comedias, aunque con peor resultado. En muchos de sus filmes reflexiona el cineasta sobre asuntos sociales tales como el terrorismo (“Estado de sitio”) o el abandono de África y el mundo del tráfico de diamantes (“Diamante de sangre”), aunque a veces lo hace con mucha seriedad y otra precipitándose y sacando conclusiones algo simplistas. Debutó Edward Zwick con la historia romántica “¿Qué pasó anoche?”, tras la que llegó el filme sobre la Guerra Civil Norteamericana “Tiempos de gloria”, la road movie “Dos chicas en la carretera”, la película de aventuras y romance “Leyendas de pasión”, los irregulares thrillers “En honor a la verdad” y “Estado de sitio”, la irregular película bélica de aventuras “El último samurai”, la excelente cinta social “Diamante de sangre” y el muy destacado drama bélico sobre el holocausto judío “Resistencia”.

Aunque películas como “Tiempos de gloria” o “Leyendas de pasión” han sido más aclamadas, “Diamante de sangre” es, desde mi punto de vista, la cinta más redonda de Edward Zwick hasta la fecha. Conjugando aventuras y algo de cine bélico con fábula social, política y moral contruye el cineasta esta genial denuncia del mundo del tráfico ilegal de diamantes y de la destrucción de África y de las vidas de los miles de africanos que se ven inmersos en las contiendas entre los grupos que luchan por las referidas piedras preciosas. Un excelente Leonardo DiCaprio da vida a un desencantado y casi cínico contrabandista que ve cómo su vida cambia cuando, en uno de sus trabajos, se cruza en el camino de una periodista (genial también Jennifer Connelly) y de un pobre nativo pescador que ha perdido todo lo que amaba por culpa de la avaricia y de la violencia humana (soberbio Djimon Hounsou, un actor enorme con una capacidad dramática tremenda que, aunque lleva años despuntando –“Amistad”, “Gladiator”, “Las cuatro plumas”, “En América”...- demasiado a menudo no es tan valorado como se merece). Juntos, recorrerán una tierra indómita y en guerra y lucharán por denunciar las atrocidades cometidas en el nombre de los “diamantes de sangre”. Zwick, apoyándose en una fotografía preciosa, retrata un África dura y brutal y también hermosa devastada por la codicia combinando a la perfección el referido mensaje social con la espectacularidad del mejor cine clásico de aventuras e incluso de acción. “Diamantes de sangre” es un enormísimo drama, una gran película de denuncia que, con el tiempo, será valorada como se merece y que, desde mi punto de vista, se erige como la mejor de la filmografía de Zwick.

4 comentarios:

Mike Lee dijo...

Buena película, con tres actores inmensos de protagonistas y un mensaje de denuncia que va directo al grano.

¡Saludos!

Fantomas dijo...

Esta es una de las tantas películas actuales que he dejado de lado sin motivo aparente. Incluso la tengo en dvd hace tiempo pero no me he motivado a verla. Creo que remediaré eso en estos días.

Saludos

Anónimo dijo...

Es lo mejor de Zwick, en efecto.

Giacinto dijo...

Hola.
No solo es lo mejor de Zwick (ansio ver Love and Other Drugs), sino que es una de las mejores actuaciones de Leo DIcaprio. Al igual que Jennifer Connelly, da un performance digno de admirar.
Hago una mención del guión.

Saludos,